Las Manos y los 5 Elementos de la Medicina Tradicional China

Taller Teórico-Práctico

Cuando el cuerpo esta armónico con el interior y el exterior es cuando estamos vibrando en la frecuencia llamada SALUD

Los acontecimientos externos en los que nos vemos implicados dejan huella en nosotros mismos de igual manera que cualquiera de nuestros actos dan lugar a consecuencias que se reflejan de una forma u otra en nuestro entorno.

Las dos energías o fuerzas primordiales, yin y yang, que conforman la fuerza de lavida, Qi, determinan la naturaleza del Universo y la de todo ser vivo. La armonización de nuestra energía masculina y femenina interna nos permite relacionarnos mejor con nosotros mismos y con los demás.

Cuando la salud es buena el Qi fluye suavemente por los meridianos y Chacras y para que esto ocurra las fuerzas Yin y Yang han de estar en equilibrio. El matrimonio interior entre estas dos energías nos ayudará a resolver el conflicto interior en el que a veces nos vemos inmersos, a soltar los miedos que nos sujetan o paralizan y que ofrecen resistencia al cambio y al movimiento.

Cada individuo tenemos un mapa bioenergético que es importante que reconozcamos para saber discernir cuales son nuestros estados óptimos para ese equilibrio y aprender así a conducir nuestras energías para mantenernos armónicos y conseguir la condición idónea  que facilite  nuestras respuestas a la realidad que nos toque vivir.

Aprendiendo a adaptarnos a los cambios externos,mientras reconocemos y aclaramos nuestra experiencia interna, aprendemos a mantener la SALUD

 

La relación entre estas dos energías, masculina y femenina, según la Medicina Tradicional China, se manifiesta como los cinco elementos esenciales que forman todas las cosas: la Madera, el Fuego, la Tierra, el Metal y el Agua. Cada uno de estos elementos  se asocia a una estación, un color, a dos órganos corporales, a una emoción, a un tejido al que gobiernan y otras muchas asociaciones. Entre ellos se nutren y controlan.

Nuestras manos, según su morfología  y algunos signos concretos, nos ayudan a determinar cuál es el elemento o elementos que definen nuestra constitución básica, sensibilidad física, vulnerabilidad somática y nuestro temperamento natural.
Los objetivos del taller son:

  • Reconocer nuestro mapa energético
  • Escuchar  nuestro cuerpo y comprender su lenguaje, utilizando para ello herramientas como el Chi Kung,el  automasaje, la respiración cósmica, la meditación.
  • Los sonidos ejercen una vibración que llega a nuestros órganos, ayudan a desbloquear la energía y a deshacernos de emociones negativas que nos producen disfunciones orgánicas. Con los sonidos curativos de cada órgano los estimularemos y fortaleceremos
  • Conocer las singularidades de cada elemento, las relaciones y el control que se dan entre ellos y sus asociaciones
  • Conocer los signos y la configuración  que señalan en las manos a cada elemento. Con una simple observación de nuestras manos  reconoceremos el elemento o elementos que predomina en ellas, obteniendo así las claves para cambiar, armonizar o mejorar nuestra relación con nosotros mismos y nuestro entorno y prevenir desequilibrios energéticos y emocionales que son la causa de que nuestro cuerpo enferme.

Acercar el Espíritu al Cuerpo para que funcionen como un Todo 

 

El Taller se realiza en un fin de semana  (Horario: Sábado: de 10,00h a 20,00 h y   Domingo: de 10,00h a 14,00h) y da paso a monográficos que mantienen los objetivos del taller inicial pero que desarrollan con más detalle cada aspecto concreto y particular de la materia.